Leer más

Alberto Aranguibel | ¿Cayeron por inocentes?

La Biblia habla de una feroz persecución de niños menores de dos años ordenada por Herodes para deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret, con lo cual usa la acepción de inocencia que describe al puro de alma, al libre de toda maldad y perdición mundana. En Venezuela, el inocente que se conmemora tal día como hoy, 28 de diciembre, es el pendejo. Aquel que, por culpa de su ineptitud, no pega una y termina siempre sometido al escarnio y la burla de los vividores.

En la derecha nacional e internacional que apostó por la reinstauración del neoliberalismo en el país apenas el comandante Chávez fuese sustituido por cualquier otro líder revolucionario, de los muchos con los que cuenta la revolución bolivariana, no es fácil saber quién cayó por inocente bíblico y quién por inocente criollo.

Si algo ha demostrado la fortaleza adquirida por el presidente Maduro enfrentando las feroces arremetidas de esa derecha terca y obtusa que subestima de manera tan demencial la dimensión y el arraigo popular del proceso chavista, es precisamente la ineptitud del modelo neoliberal para aglutinar en torno a su propuesta mediante el ardid de la guerra económica a la masa irredenta que es el pueblo.

Creyó esa derecha, por arrogante y necia, que el liderazgo revolucionario chavista era un vulgar séquito de alabarderos del comandante y que no habría nadie capaz de calzar su talla, con lo cual retornar ella al poder sería cosa de coser y cantar.

Jugó duro desatando la violencia y generando muertes por decenas. Lanzó su furia corporativa encima del pueblo con la especulación y la usura, como tratando de medir su poder de fuego con el Gobierno. Llamó a su “hermano mayor” y le imploró que cercara al país desde todos los foros internacionales, rogándole incluso que procurara la ruina de nuestra principal industria con su trampa del “fracking”. Impulsó un brutal ataque internacional a la moneda, convencida de que quien perdería sería la población y no ella misma.

El Presidente la derrotó en cada oportunidad, cada vez con mayor capacidad de control, decisión y coraje, asegurando siempre el bienestar del pueblo y sin sacrificar ni un ápice de nuestra soberanía. No es fácil saber si esa derecha cayó por inocente o por pendeja.

@SoyAranguibel

La entrada Alberto Aranguibel | ¿Cayeron por inocentes? aparece primero en Últimas Noticias.

Comentarios

comentarios