Leer más

Alberto Cárdenas en #YotePregunto: Venezuela enfrenta una ventana de riesgo en 2017

Alberto Cárdenas es conocido en el ámbito de la inversión en Venezuela como gestor de portafolios con más de 15 años de experiencia. Se desempeña como jefe de la Unidad de Manejo Patrimonial de la firma Bendio Advisors. 

Desde 2009 es integrante certificado de la Asociación MTA (Market Technicians Association) cuyo capítulo venezolano presenta esta semana en Caracas sus perspectivas de mercado con la participación de Ralph Acampora, fundador de la disciplina de análisis técnico. 

Lectura recomendada: “El Padrino del Análisis Técnico” visita Caracas

Para esta edición de #YotePregunto, Cárdenas comparte algunas previsiones dentro de su especialidad en el mercado petrolero, las consecuencias para Venezuela y sus activos financieros, entre otras proyecciones de interés reveladas en exclusiva con BancayNegocios.com

alberto-cardenas-foto-william-dumont_nacima20150825_0200_6

¿Cuáles son los principales factores y fuerzas en juego en estos momentos en el mercado petrolero?

Entre los más importantes destaca la sobreoferta persistente en el mercado. A pesar de tener un ciclo bajista en los precios del crudo acentuado especialmente desde 2014, los productores convencionales OPEP y no OPEP están en récord de producción actualmente. A la fecha de octubre, muestran unos 34 millones de barriles por día, que es una cifra elevadísima.

Además el otro gran jugador, Rusia, está produciendo de una manera bárbara a niveles récord. Y aunque la caída de los precios ha afectado a productores en EEUU, su aporte ha sido sustituido por los productores convencionales, por lo cual la estrategia de la OPEP parece haber dado resultado. La mejoría hacia el final de este año le ha dado un respiro a la oferta norteamericana y se está recuperando actualmente.

La cifra, sin embargo, es un poco “sucia” debido a productores no OPEP como Brasil que están aumentando su producción a un ritmo importante. Se puede afirmar que el mundo está produciendo petroleo.

¿Qué otro elemento entra en juego en el ámbito energético?

El otro gran factor del que la gente habla es el impacto del dólar americano, que ahora mismo está en máximos del año y se prevé que puede seguir subiendo ante una perspectiva de subida de tasas de interés en diciembre, además del efecto Trump. Tras ganar la presidencia se ha registrado un efecto positivo en el dólar a corto plazo con precios a la baja en los precios petroleros. Los elementos más importantes de esta dinámica son la fortaleza del dólar y el exceso de oferta o “glut” por incremento de parte de los productoes.

Ante este panorama, ¿qué se puede esperar del comportamiento de los precios petroleros en el corto plazo?

El próximo 30 de noviembre tenemos la reunión de la OPEP. Si no logran ponerse de acuerdo, hay un riesgo importantísimo en precios. Si logran repartir cuotas de producción según lo que acordaron en Argelia, con un tope de 33 millones de barriles, no van a traer aún un nivel de equilibrio al mercado por los niveles de inventarios y el factor de la fortaleza del dólar.

Sin embargo los inventarios pueden bajar a mediados de febrero y equilibrarse en el segundo trimestre de 2017 con perspectivas mucho más positivas. En nuestro escenario base a una posibilidad real de que el WTI visite los 30 dólares por barril a finales de este año, o incluso llegue a mínimos de 20 dólares en un segundo escenario, por debajo de los mínimos registrados en febrero de 2016. 

De cumplirse estos pronósticos, ¿cuáles serían los efectos para Venezuela?

Actualmente para el país existe una ventana de riesgo que comenzó a partir de la segunda quincena de octubre y que coincide con el peor periodo de performance del petróleo y que por lo tanto va a generar un shock negativo dado nuestro alto nivel de vulnerabilidad. 

Cabe recordar que las reservas internacionales permanecen por debajo de los 11.000 millones de dólares y vemos con preocupación el efecto que pueda generarse sobre los pagos de deuda del año que viene si se confirma un segundo latigazo o shock negativo en el crudo en caso que la OPEP no llegue a recuperar el equilibrio entre la oferta y la demanda.

La economía venezolana aguas abajo es absolutamente sensible a lo que pase con el petróleo, por lo que podríamos esperar mayores distorsiones cambiarias, mayor impacto inflacionario y mayor devaluación de la moneda. Creo que tendríamos mucho ruido y un impacto duro en el país. Sin embargo, pensamos que el precio del petróleo va a terminar su ciclo bajista y eso traería un ajuste macroeconómico positivo. 

¿Qué expectativas caben respecto a los bonos venezolanos, dados los pronósticos anteriores?

Pensamos que el rally del año ya se vivió, a partir de octubre se registra un punto de inflexión en el mercado internacional. Trump está generando un efecto de dólar fuerte y la corrección está llevando los activos de Venezuela a una sensibilidad más elevada.

Vamos a tener una corrección en los títulos de renta fija -independientemente de si haya default o no- en línea con los riesgos políticos y shocks externos, por el orden de 20% a la baja de aquí al primer trimestre de 2017. Es la previsión en toda la curva de Venezuela y de Pdvsa.

Por supuesto, luego de abril, después de los primeros pagos del primer trimestre del año, se tendrá mucho más claro a nivel macro el panorama.

En concreto, hay una ventana de riesgo en la que vemos una caída importante de los activos “high yield” (de alto rendimiento) y aquellos ligados a la energía, aparte del efecto Trump que genera correcciones. 

Esta semana realizan presentaciones en Caracas con la presencia de Ralph Acampora como invitado del capítulo local de la asociación MTA, ¿cuál es la trascendencia de estos eventos?

Nos llena de satisfacción traer a Ralph Acampora y poder realizar estos eventos con el legendario fundador de la escuela de Análisis Técnico, respetado a nivel global.

Traerlo a Venezuela, un país que depende de una variable llamada precio y que es dependiente del petróleo, nos ayuda a entender y manejar este tipo de herramientas. El primer evento además tuvo una enorme respuesta en medio de la coyuntura nacional y nos permitió evaluar una potencialidad enorme sobre la necesidad que hay por adquirir herramientas para una lectura adecuada de nuestra realidad. 

El venezolano debe entender que el crudo es un activo extremadamente volátil, más allá de la oferta y la demanda debido a factores como los inventarios y el papel de los inversionistas a nivel global por su carácter dual de activo financiero. Entenderlo como venezolanos es realmente importante y que se hagan estos eventos es de una trascendencia enorme. 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply