Leer más

Mini guía español porteños

Crédito: jferrer

Crédito: jferrer

 

1.

En Buenos Aires, un “porteño” no es cualquier persona que nació cerca de un puerto del mundo…
Es un habitante de “la city” (porteña) o “la Capital” (si, si, como si no hubiera otras ciudades o capitales).

 

2.

Un porteño no endulza tus oídos para que caigas rendido ante él (o ella).
Te chamulla.

 

3.

Ni te dice una historia cuasi-falsa para “zafar” de una responsabilidad previamente asumida.
Te chamuya, o te cuenta un cuento… Generalmente empezando con “se me complicó”.

 

4.

Para un porteño no existen los nombres propios ni los apodos cariñosos.
Solamente el “che boludo” o “che boluda”… cariñosamente.

 

5.

Un porteño no te pregunta “¿cómo estás?”…
Sino que quiere saber “¿qué haces?” o “¿qué onda?”.

 

6.

Y como los porteños son reconocidos por sus exageraciones, no te contestan que ellos están bien.
Aseguran que “todo bien”, “todo piola” o “todo joya”.

 

7.

Para exagerar, son minimalistas.
Agregan un “re” a sus expresiones: por ejemplos, algo está re bueno (o re malo), o alguien es re boludo (definitivamente, ahí ser boludo tiene connotación negativa).

 

8.

Un porteño no se refiere a un desconocido como “señor” al hacerle una pregunta en la calle….
Lo llama “capo”.

 

9.

Y cuando se refiere a una persona que no está presente…
Se trata del “pibe”, el “chabón” o “el flaco” (en femenino, piba, chabona o flaca).

 

10.

Un porteño no te admira.
Te llama “maestro”.

 

11.

En Buenos Aires no reclaman tu atención.
Te dicen “che, dame bola”.

 

12.

Un porteño no quiere que te tranquilices.
Quiere que “bajes un cambio”.

 

13.

En la ciudad de Buenos Aires uno no viaja en autobús.
Se toma un bondi.

 

14.

Un porteño no te dice la verdad…
Te “canta la posta”. ¡Posta!

 

15.

Un porteño no tiene problemas.
Está metido en quilombos o se le armó un bardo.

 

16.

Y una situación no es difícil.
Es un bajón (igual que uno pasa por un bajón después de alta fiesta).

 

17.

Un porteño no considera que ha preparado un gran estofado.
Hizo un alto guiso (aunque ya no con quince pe).

 

18.

Un porteño no acepta simplemente una propuesta.
Dice “dale, buenísimo”.

 

19.

Los porteños no expresan su relativismo y escepticismo con frases complicadas. Para ellos una cosa no es
“Tiene pinta de…”

 

20.

Un porteño no va a tomar un café con su mujer aunque hace calor.
Toma un feca con su jermu aunque hace un lorcaaa…

 

21.

Tampoco cruza mal la calle y tiene que pagar una multa por tonto ya que la policía lo observó.
La pifia cruzando la lleca y tiene que garpar por dolobu al cana que lo pescó.

 

22.

Un porteño no muestra su desdén por una cosa.
Le resbala. (Por no decir que le chu* un hue*).

 

23.

Un porteño no te invita a comer ni a tomar unas copas.
Te invita a “morfar” y/o a “escabiar”. En cualquier orden, o al mismo tiempo.

 

24.

Para un porteño, una persona no es valiente.
“Va al frente”.

 

25.

Pero ojo, porque “mandar al frente” es…
Delatar a alguien o dejarlo expuesto sin previo aviso.

 

26.

Un porteño no tiene actitud arrogante.
Es (re) canchero o hace que se la sabe todas.

 

27.

Ahora, si la arrogancia está fundamentada en hechos…
La tiene re clara.

 

28.

Para un porteño, no sos un mentiroso o hipócrita.
Sos un “careta”.

 

29.

En Buenos Aires no se tiene suerte o mucha suerte.
Se tiene “ojete” y “flor de ojete”.

 

30.

Un porteño no te espera 5 minutos.
Te banca.

 

31.

Y también un amigo te banca cuando te da su apoyo incondicional…
es decir, cuando te hace “el aguante”.

 

32.

Los porteños no te piden que tengas una actitud más positiva.
Te reclaman que te pongas media pila o que le pongas onda.

 

33.

Para un porteño, algo no es muy bueno.
Está mortal.

 

34.

Y cuando una persona “te mata” porque te gusta mucho, en realidad…
Te vuelve loco.

 

35.

Y un porteño no da por terminada una discusión o una idea.
Simplemente dice “ya está, ya fue”.

 

36.

Un porteño no niega la importancia de lo que pasó.
Asevera que “Tipo nada, no pasa nada”.

 

37.

En Buenos Aires no hay fenómenos climatológicos intensos.
“Lo que mata es la humedad”.

 

The post Mini guía para entender el raro español de los porteños appeared first on Matador Español.

Matador

Comentarios

comentarios